De brujas y cervezas: una historia de terror para Halloween

Oct 31, 2019
Vicente

¿Sabías la relación que existe entre las brujas y la cerveza?

Los historiadores afirman que la mujer era quien elaboraba la cerveza desde tiempos remotos. Eran ellas que aseguraban los alimentos en el hogar mientras los hombres cazaban. La cerveza era uno de esos alimentos fundamentales. Durante la Edad Media esas mujeres elaboraban un excedente que podían vender. Fueron llamadas alewives. Como pasa en la actualidad, la venta de cerveza casera no daba para enriquecerse, pero podía mantener a la familia. La situación se hacía más necesaria en caso de que la mujer enviudara. Ante la incapacidad de desarrollar actividades económicas destinadas a los hombres, producían cerveza en casa y la vendían. Como era difícil encontrar agua potable en la Edad Media, hacer buena cerveza aseguraba ingresos sólidos. Solían usar sombreros altos para que fuesen reconocibles en los mercados, y colgaban de las puertas de las casas escobas que identificaran que la casa estaba abierta para comercializar. Esto todavía sigue activo en Perú en las casas que producen chicha. En el interior de la casa, además de la marmita de hervido, solía haber gatos que ahuyentaran a los roedores que pudieran comerse el cereal.

Cuando entró la Inquisición Española, tras la purga del judaísmo buscaron cualquier otra actividad sospechosa de estar involucrada con el diablo. Las torturas fueron muy efectivas para que los sospechosos confesaran delitos que no han cometido. También fueron una herramienta muy útil para aniquilar a la competencia. Como la venta de cerveza era un negocio fructífero, sólo hacía falta señalar a esas damas que elaboraban pociones como causantes de la peste. Muchas dejaron la actividad por miedo, otras fueron quemadas por realizar magia demoníaca. La Iglesia ocupó el negocio. Este es uno de los principales motivos por los que la cerveza que conocemos actualmente empezó a elaborarse por monjes.

Bruja de la cerveza en la hoguera. Relieve alemán.

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *