Hablamos con… Manuel Jim, profesor de la nueva asignatura de Hidromiel

Oct 09, 2018
Raimon Cooper

Este año hemos incorporado la asignatura de Hidromiel en la quinta edición del curso de Fundamentos técnicos de la elaboración de cerveza, y para impartirla contamos con una leyenda del homebrewing en España: Manuel Jim, que además de ser de los pioneros de la ACCE (Asociación de Cerveceros Caseros Españoles) escribe en su propio blog y posee una gran experiencia en la elaboración de hidromiel; como él mismo os explicará, aunque en apariencia pueda parecer una bebida fácil de elaborar, tiene sus secretos.

-La primera pregunta es la obligada que siempre hacemos, ¿Cómo llegaste al mundo de la cerveza?

En origen fue porque un amigo y yo queríamos hacer una actividad común para mantener el contacto, ya que yo me mudaba a vivir a otro sitio, así que empezamos a hacer cerveza en casa. Luego me atrapó totalmente todo lo que la elaboración de cerveza encierra y hoy soy un auténtico apasionado de la elaboración que no deja de aprender, experimentar y de investigar.

 -Como uno de los miembros más antiguos de la ACCE, ¿cuál crees que ha sido su mayor contribución al desarrollo del movimiento de la cerveza artesana en España?

 Es una auténtica cantera de cerveceros craft. Empezar a hacer cerveza en casa y aprender de todo el conocimiento que hay dentro de la ACCE te perfilan para formar parte del mundo profesional de una manera natural y liviana.

 -¿Cómo ves el panorama de la cerveza artesana en España? ¿Cuál es tu pronóstico sobre el futuro del sector?

Lo veo en mejora constante. Hay marcas que ya no defraudan nunca y la explosión de la burbuja que todo el mundo predecía parece que se retrasa. Estados Unidos nos saca 30 años de ventaja y lo que allí ocurre es que las cerveceras craft punteras tarde o temprano son compradas por una empresa más grande. Aquí ya está ocurriendo. El mercado craft todavía es muy pequeño y todavía hay sitio para muchos más. Sin embargo, solo la calidad del producto salvará al cervecero del cierre. Cuando la calidad esté ya asentada, empezará la guerra de precios.

 -¿Has pensado en alguna ocasión dar el salto y pasar de cervecero casero a profesional?

 Sí, yo creo que todo el mundo que hace cerveza lo piensa en algún momento. Sin embargo, soy realista y me falta una pata comercial que hoy por hoy no puedo desarrollar. Quizás más adelante.

 – ¿Crees que es importante la formación?

No sólo es importante. Es fundamental. Saber a qué se juega, cómo evitar los problemas y saber reaccionar cuando ocurren en una de las bases del éxito.

 -En el curso de Fundamentos técnicos de la elaboración de cerveza darás la asignatura sobre hidromiel, ¿qué te llevo a comenzar a elaborar hidromiel?

Uno de los aspectos más seductores de la cerveza es la relación con las levaduras. Una curiosidad innata me lleva a seguir experimentando y a hacer otros tipos de fermentados. Ya no sólo cerveza, sino hidromiel, sidra y vino. El hidromiel tiene un encanto ciertamente místico que me atrae particularmente.

 – ¿Cómo ves la hidromiel en España? ¿Crees que será una bebida de éxito?

 Es complicado porque no hay tradición y el consumidor no tiene claro qué va a tomar. El mercado se está llenando de brebajes dulces o secos muy oxidados, así que digamos que tiene mucho campo de mejora. El éxito vendrá si después de beberte una copa de hidromiel, el cuerpo te pide que alguien te vuelva a rellenar la copa. Eso, hoy, ocurre poco.

 – ¿Comparándola con la cerveza es más fácil o más difícil de elaborar?

 Es más fácil en cuestión de trabajo y dedicación. Apenas inviertes tiempo. Quizás es un poquito más delicada y requiere de más paciencia en la fase de fermentación y maduración. Pero es más fácil, rotundamente.

 – ¿Y volviendo a la cerveza, ¿cuál es tu estilo de cerveza favorito? ¿Hay alguna cerveza concreta de la que disfrutes en particular?

 Como cervecero no tengo un estilo de cerveza favorito todo el tiempo. Varía, sobre todo, en función de la estación del año. Cuando hace calor me inclino por las wits, las weissen… y con el frío me empiezan a gustar estilos más oscuros, como el stout, o strong belgians. En cualquier momento me apetecen pales ales lupulizadas, o ipas, y siento debilidad por las cervezas sour bien hechas. En definitiva, con lo variopinto que es el mundo cervecero, es muy triste quedarse en un estilo.

-Para terminar, ¿algún consejo final para aquellos que se inician en el mundo de la cerveza?

 Empezar por cervezas fáciles de elaborar (pale ales) e ir complicándose la vida en función se vayan entendiendo los procesos y viendo los resultados. Una buena base de conocimiento asegura buenos resultados.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *